FRENOS

frenosCada coche y cada conductor son diferentes. Según el tipo de conducción, tu coche estará expuesto a más o menos desgaste de sus componentes.

En el sistema de frenos las piezas que sufren más desgaste son las pastillas los discos de freno y el liquido de frenos este desgaste depende, además de los kilómetros recorridos, del estilo de conducción de cada persona(conducción tranquila,activa o deportiva)

Los conductores que suelen exponer al coche a un mayor esfuerzo de frenado (trayectos montañosos, conducción con el coche a plena carga, sobrecalentamiento ocasional del sistema de frenos como circular prolongada mente por ciudad, etc.) deben revisar los frenos con más frecuencia.
Hay indicadores en el el vehículo y en su conducción que te ayudaran a saber si tu vehículo pueda tener algún problema en el sistema de frenada algunos son los siguientes.
Haz caso a las señales que emite tu coche y aprende a interpretarlas.

Hoy en día la mayoría de los coches cuenta con sistemas de aviso de desgaste de frenos por lo que un piloto en el panel de instrumentos nos advertirá con suficiente antelación. Pero si por ejemplo sientes que el pedal de freno está esponjoso o se va al fondo cuando lo pisas, es posible que haya burbujas de aire en el circuito hidráulico por lo que debes llevar el coche al taller para asegurarte de que todo está correctamente.

Si vas conduciendo y al pisar el freno notas que hay una pequeña vibración, deberás cerciorarte de que las pastillas y discos de freno están en buen estado.

En frenadas de alta velocidad, una vibración en el volante puede ser indicio de que alguna pieza del sistema de frenos está en mal estado, de un desequilibrio entre las cuatro ruedas o de que los discos de freno están alabeados. Si pisas el freno y tu coche vibra acude lo antes posible al taller.

Si sientes que tienes que pisar el freno demasiado fuerte para frenar, lo más probable es que las pastillas de freno o los discos estén dañados.

En ocasiones es necesario pisar el pedal de freno demasiado fuerte y aún así sentimos que el coche no frena como debería. Las causas de esto pueden ser muy diversas pero es posible que las pastillas de freno de nuestro coche o los discos de freno estén dañados. También es posible que esto suceda por otras causas: grasa o líquido de frenos en las pastillas, poca cantidad de líquido de frenos,servofreno en mal estado o sin asistencia etc.

Si el pedal de freno se hunde cuando lo pisas, puede haber una fuga en el circuito de frenos o que las pastillas de freno estén excesivamente desgastadas.

Fugas en el circuito de frenos, aire en el sistema, líquido de freno escaso, inadecuado o contaminado o pastillas de freno muy desgastadas, pueden hacer que el pedal de freno se hunda al pisarlo. En este caso será necesario revisar todo el circuito de frenos, cerciorarnos de que el depósito de líquido de frenos está en buenas condiciones y, probablemente, sustituir las pastillas de freno.

EL LIQUIDO DE FRENOS EL GRAN OLVIDADO

Cuando se trata de la seguridad en el frenado, la calidad del liquido de frenos es de decisiva importancia. Debido a que el líquido es higroscópico (propiedad de absorber humedad del ambiente), con las altas temperaturas que soportan los sistemas, hay peligro de formación de burbujas de vapor, y falla en el sistema de frenos. Si el líquido no posee un adecuado punto de ebullición, y este pasa al estado gaseoso, al accionar el pedal de freno la respuesta no es inmediata debido al retraso que ocasiona comprimir los gases que se formaron.

Esta es la causa de muchos accidentes inexplicables ya que el vehículo queda momentáneamente sin frenos hasta que la temperatura del sistema vuelva a descender. Al igual que otros componentes como el agua y el aceite de motor, el líquido de frenos tiene una vida útil limitada. Revise el nivel del líquido de frenos en el depósito por lo menos cada 30 días y reemplace este cada año.